Héroes de Chapultepec

Decía Alvargonzález que no podemos pensar en el futuro, si no es con un manojo de historia en las manos; ¿le crees?

El homenaje que durante estos días se estará rindiendo a los Niños Héroes de Chapultepec, resultaría incompleto si no se exponen con verdad los hechos fundamentales que concurrieron para que el suelo mexicano fuese invadido  por los ejércitos mejor seleccionados de los Estados Unidos  y en esta acción participaran de hecho todas las unidades navales con que aquella nación contaba entonces.

En un editorial de la revista Chapultepec, se dice con justicia “recordar a los héroes que combatieron por la patria sin referir la causa que defendieron, es un acto de ingratitud que quebranta las profundas raíces de la nacionalidad y sólo fortalece la moral del agresor”.

Todos sabemos que los Niños Héroes murieron por la patria: Cada 13 de septiembre se honra su memoria con frases de exaltado patriotismo pero fundamentalmente vagas, imprecisas  y que no proyectan en toda su magnitud el drama que vivieron no sólo ellos sino la Nación entera.

Ni la niñez, ni la juventud, ni la gran mayoría de los mexicanos, por una inexplicable falta de difusión de estos hechos ha llegado a sopesar en su conciencia el significado profundo que tuvo para México los aciagos años que culminaron con la toma del castillo de Chapultepec, sede del colegio militar y último bastión del ejército mexicano contra las fuerzas invasoras norteamericanas.

Muy poco se ha dicho y escrito sobre los combatientes de la Angostura, los defensores de Monterrey, casi nada sobre el teniente coronel de artilleros, Juan Nepomuceno Cano, sobre el heroico Coronel Felipe Santiago Xicoténcatl y su glorioso Batallón de San Blas, sobre los anónimos soldados que lucharon ferozmente contra los norteamericanos en Molino del rey, en Casamata, y en las mismas faldas  del cerro de Chapultepec; sobre los Irlandeses del Batallón de San Patricio que perteneciendo a las fuerzas invasoras al descubrir que habían sido reclutados con engaños y la enorme injusticia que se cometía contra México, se unieron a la defensa de nuestro suelo.

30 de ellos fueron ejecutados formando una macabra avenida de colgados en el mismo  momento en que se izó el pabellón de los Estados Unidos sobre el castillo de Chapultepec, en sustitución de nuestra sagrada bandera nacional que poco antes en un acto heroico inmortal había sido arriada por Juan Escutia, quien pretendió salvarla de las manos enemigas. Escutia, como todos lo saben, fue herido mortalmente en su intento.

El bravo combatiente en un último esfuerzo por ocultar la bandera de México, quiso envolverla en su propia muerte, lanzándose al vacío por el lado oriente de la fortaleza. Así pues, no sólo los niños héroes merecen nuestra veneración, también debemos venerar la lealtad inquebrantable y el amor patrio de miles de soldados anónimos y algunos esforzados jefes como Xicoténcatl y Cano, y el Batallón de San Blas. Digno de gratitud eterna es también el capitán John O´Reilly y sus irlandeses del Batallón de San Patricio; mártires que dieron la vida  por la causa de México, que fue la causa de la Justicia.

Audio: Palabras de Álvaro González en referencia al tema.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Audio: Parte 1, producida por ex Alumnos del Heróico Colegio Militar en 1962.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Audio: Parte 2, producida por ex Alumnos del Heróico Colegio Militar en 1962.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Audio: Parte 3, producida por ex Alumnos del Heróico Colegio Militar en 1962.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Audio: Parte 4, producida por ex Alumnos del Heróico Colegio Militar en 1962.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


5 Responses to “Héroes de Chapultepec”

  • DELFINA GUZMAN Says:

    Hola me parece un magnifico material escolar que podemos utilizar los maestros como puedo descargar el audio

  • gloria Says:

    De los que por fortuna tenemos este tesoro depende compartirlo con nuestros compatriotas, Álvar sigue haciendo por nosotros, no hay pretextos, la reciprocidad no estriba solamente en agradecer, mucho nos repitió que todos somos parte de la historia.
    Siquiera a Santa Anna le debemos nuestro himno nacional, después su consciencia hizo la convocatoria por el mejor himno amalgama del talento de un potosino y un español; constaba de 10 estrofas, M. Avila Camacho lo redujo a 4 y hoy ya solo va en 2. Solo de nosotros depende que no desaparezca nuestra NACIÓN que Álvar nos recuerda que no es lo mismo que país.
    Qué complemento tan emotivo y valioso ha sido este audio para los decires del Vallero (que solía emplearlos).

  • Alberto J. de la Vega Says:

    Gracias por despertar conciencias, ojala esto se pudiera hacer llegar a mas personas y por mas medios.

    • Aquí los dos Says:

      Alberto J. de la Vega: Te agradecemos tu interés y te pedimos difundir por favor a más amigos, estamos en face book con el nombre “Mártires del Hertzio”. ¿Qué te pareció el audio de los Niños Héroes de Chapultepec?, ¿lograste descargarlo?, el ciber espacio ofrece muchas posibilidades, pero también de vez en cuando invitamos a conversar a la antigüita, como Álvar lo acostumbraba, ya te diremos cuándo, cómo y dónde. Saludos.

Leave a Reply

*