Mi amor por Doña Radio

Comienzo con una mala noticia y ello no desentona porque de malas noticias está lleno tu radio. ¿Me equivoco? Pero en este caso puntualizo y digo: comienzo con una mala noticia referida al radio. ¿Cuál es? Una muy sencilla: en radio no hay nada nuevo y si acaso todo son viejas ideas afinadas y puestas a tiempo. Nada nuevo y desde que el radio comenzó a sonar para entre otras cosas ahuyentar el miedo que le tenemos al silencio.

¿No le temes tú al silencio?

Viejas fórmulas actualizadas. Te pongo un caso. Hasta hace no mucho quienes en lejanías sintonizaban una emisora, no tenían otra forma de hacerse presente que mediante el correo; cartas que decían, letra más o menos, un aquí estoy oyendo. Ahora el correo electrónico permite lo mismo; o claves telefónicas de bajo costo que han hecho al correo tradicional caer en el olvido. La vieja fórmula se actualizó para agilizar respuestas a una programación hecha también de voces y sonidos consonantes con la fugaz modernidad. Nada nuevo en radio sino renovados intentos de pescar tus orejas con arte y mañas –artimañas-, fundadas en la intención de sonarte bien y que de nuevo poco tienen.

Todo eso sirve para enmarcar un intento. ¿Cuánto hace que no escribes una carta de amor? O dicho en términos actuales: un correo electrónico en tono amatorio. Tú sabrás la respuesta, pero de paso te cuento de mi amigo Sabino a quien en angliasterras conocí haciendo radio y a quien hace años perdí la pista cuando dejé de oírle en Radio Amazonía.

Sabino en el Servicio Brasileño y yo en el latinoamericano, recibíamos las cartas de los oyentes desde muchos rincones del mundo. Un día Sabino tuvo la ocurrencia para motivar al oyente de solicitarle “la carta que nunca enviaste”; y la idea se la tomé yo y la resultante fue –andando en el hertzio-, estrujantemente humana. No te imaginas el tono de las misivas en todo el espectro del odio al amor no solo por seres humanos sino incluso cartas dirigidas a las divinidades biendicientes o maldicientes… ¡La carta que nunca enviaste! Y ahora esa añeja idea renace en carne propia pues me han pedido que escriba un mensaje a alguien a quien nunca le he escrito. ¿A quién? ¿En qué tono?

Comienzo diciendo: Muy amada Doña Radio:

Tú sabes lo mucho que te debo. Tú sabes que me involucré contigo casi casi al momento de cobrar uso de razón pues me acompañabas en mi precario tiempo infantil cuando la fiebre reumática me tiró en cama. Oírte y quedar fascinado por tus encantos fue lo mismo. Amor a primer oído…

No ignoras que poblaste mis sueños de adolescente con tu música, tus voces que lo mismo contaban chistes que chismes; que transmitían noticias y que me permitían estar presente en lugares remotos e ignotos.

Sabes que me tocó presenciar tu divorcio electrónico, cuando el transistor te permitió despegarte de la pared y desprenderte del cable para convertirte en omnipresente. Te divorciaste de la sala de la casa y dejaste tu lugar a la novedad del televisor adoptado como lo que fuiste: centro de convergencia de la atención familiar. Tampoco ignoras que por casualidad fui a dar a esa discreta parte tuya llamada ‘onda corta’ y que entre sonidos de estática me permitía oír lejanías impensables: Europa, Asia, y las llamadas américas. Dueña de mis ensoñaciones ¡las hiciste realidad!

También es asunto íntimo entre tú y yo, esa confesión amatoria dicha con más intuición adolescente que razón madura y en términos de “¡algún día me integraré a tu ser íntimo!” Y mira, o más bien oye, mal que bien lo he logrado. ¡34 años subiendo y bajando de antenas, no son cualquiera cosa! Encantos y desencantos y no digo que por tu culpa –culpa no hay-, sino por mi necio amor a ti convertida en antenas de todo tamaño y poder.

¿Qué eres? Una encantadora dama de compañía en medio de un proceso globalizante donde campea la soledad. ¿Quién eres Doña Radio? Egregia dama menospreciada y subempleada porque se han olvidado de que tu función primaria es encantar. Te han convertido en pregonera vociferante lo que Benavente llamaba “los intereses creados”. Se han olvidado de que puedes, además de ser distribuidora de la supuesta verdad noticiosa, además de remendar almas; se han olvidado que también puedes inspirar. Que además de tener la atención pública entre vacuidades, eso es entre-tener, puedes repletar esa hambre de conocimientos que tenemos los seres humanos; puedes dulce, deliciosa y suavemente, educar.

Durante muchos años he andado contigo mi vieja y atractiva dama de compañía. ¿Puede haber vicios virtuosos? Si los hay, eso eres para mí: un vicio solitario e irremediable.

Gracias Doña Radio por lo mucho que me has dado. Pero tú lo sabes: no ha sido gratis ¡que va! En los líos en los que me has metido, pero amante que en líos no mete, no vale. Como este último lío de escribirte una carta de amor y gratitud. Una carta que nunca se me hubiera ocurrido escribirte; gracias por creer que creo –¡y mucho!-, en ti que con tu magia transformaste todo: desde el funesto arte de la guerra y hasta el maravilloso anhelo de paz que nos persigue a pesar de lo mucho que corremos a diario.

Espero que tus viejas ideas se sigan siempre rejuveneciendo para que suenes bien y que tus usuarios puedan soñar en un mundo mucho mejor.

Táte bien y como les dicen a los pilotos cuando levantan el avión: buen vuelo… Buen vuelo Doña Radio y ojalá llegues a lo mejor del ser humano y puedas transformarlo con tu capacidad inspiratriz.

-Alvargonzalez (el Vallero Solitario)

24 pensamientos sobre “Mi amor por Doña Radio”

  1. Marco Antonio Guillén Chávez

    Álvaro hizo de la radio un aula magna con lo que esparció su conocimiento a mucha más gente. Y gracias a la radio sigue vivo. ¡Palabra que sí!

  2. que coraje que personas tan importantes de verdad como todos los que esta pagina muestra de repente tengan quec desaparecer, de los medios o de esta vida, toda mi gratitud a esta labor tan valiosa de los que hacen posible la radio de verdad, en especial inge enrique flores trischler, jaime garcia elias y alvaro gonzalez, han sido parte de mi infancia y ahora adultez, gracias doña radio <3

  3. Hola Alvaro, te escuchaba hace muchos años en radio mil y es una pena que sólo te haya encontrado cuando ya te has ido, es una gran pérdida como profesional de la radio y como ser humano. Donde quiera que te encuentres recibe un beso de agradecimiento por los gratos momentos que me hiciste pasar.

  4. Pingback: Alvaro González de Mendoza: adiós al amigo de la radio « Universo Radioactivo

  5. Rodolfo Macias Coronado

    Estimado Vallero.
    Gusto en volver a oirte, despues de la mala influenza, que nos dejo, en ayunas de conversa.
    Invitas al estudio de la estacion. Pero estuviste mencionando otra fecha. decias 30 de mayo, pero ese dia sera sabado.
    P.D. Loa acentos te los debo, no se como ponerlos en mi teclado.
    Hasta pronto.ALVAR

  6. El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad. Ahora entiendo tu radiopasión. Tienes una forma de escribir elocuente, ingeniosa, melodiosa y hasta con sentido del humor. A ninguna mente bien organizada le falta sentido del humor.
    Jacinto Benavente dijo que los que aman dicen “tu” y es así como describes a la Doña Radio.
    Gracias por compartirnos tus experiencias.
    Difícil es decirte cuánto concilia los ánimos humanos tu cortesía y afabilidad al hablar.

  7. Hola mi muy estimado don Alvar lei su carta a doña radio y senti mucho en comun, personas como usted me hacen amarla profundamente.
    Lo escucho desde hace 5 años aprox. me decepciono bastante que lo bajaran de la antena en radio Universidad. ahora se le agradece al 96.3 encontrarlo de nuevo, lo admiro y estimo, siga adelante don Alvar que de este lado estan mis orejas.

    1. Gimena, perdón por el retraso en el responso pero es que la tencología me rebasa y no sabía como responder tus palabras hasta ahora que mi maistro me lo explicó. Gracias por compartir mi pasión radial confesa, y ya cumplí 35 años de sube y baja antenas; me echan de una y busco otra, la pura terquedad y ya se me hizo vicio. Los de la otra emisora quisieron asilenciarme y por el momento no lo lograron.
      Si puedes, Gimena, recomienda nuestras hechuras radiales pues sin orejas no puedo volar. GRacias por las tuyas y mi afecto, imperfecto, pero cierto.
      el vallero glez.

  8. Gustavo Olide Domínguez

    Lo sigo escuchando, don Álvar, desde mi replegamiento social. Soy un romántico aspirante de las letras, y las palabras. El inconveniente es que a la media noche las energías ya meguaron y casi siempre termina por vencerme el sueño, a veces el café ayuda a sufrir(juar juar) su charla. Creo que usted es de los que se engríen(¿está bien dicho?) de ser habladores.
    Adiós.

  9. Que onda Alvar reportandome de nuevo
    Pues te escribo desde el nada distante barrio de Analco, por cierto saludos a todos los que te escuchen por estos lugares.
    Bueno escribo para decirles que estoy bajando los audios de la seccion Radio pa’llevar
    pero los ultimos tres del mes de Diciembre son los del mes de Enero
    Ojala pongan despues los que faltan para completar la coleccion.
    Gracias por la atencion!

  10. giovanni,Almería-Regno Spagna

    Me agrada el poder escuchar en la distancia tu programa de radio.En la habitual no puedo,pues aquí
    son las 06am(05am G.M.T.),pero por aquello de las
    nuevas Tecnologías,puedo disfrutarte y pasar un muy
    buen rato de conversa en la distancia.Un fuerte
    abrazo Alvar y escríbeme pronto.Ciao,ciao.Giovanni

  11. Rogelio Hernandez

    Que tal Capo de la conversa solo para saludar y ya de paso, solo referir que tal ves no existe nada nuevo bajo el sol pero para mi es mi primera ves en la tierra y pues todo lo que me a pasado es nuevo por lo menos eso recuerdo por aquello de la reencarnacion y otros misterios sujetos de lucro , bueno te presto un rato mi oreja animo

  12. Saludos de nuez ,desde la Tierra de Arriba,sigues atrapando mis orejas atravez del ciber-espacio, (con tanta tecnologia seria un desperdicio no escucharte desde aca), pues por favor sigue lustrando nuestras mentes , pues que aunque tal vez alla en la estacion crean que somos pocos los que estamos del otro lado de la radio,te a seguro que somos mas de los que creen,aunque no todos hablan o escriben (aunque si sepan hacerlo).
    Hablando por cierto de la tecnologia que nos aplasta cada dia un poco mas;
    Fijate que estoy por comprar un radio que se llama Sanyo W, este sirve para conectarlo a la red y al mismo tiempo programarlo con los sitios de la red que mas te gusten y ya despues sin necesidad de una coneccion a Internet,con la ayuda del T-GPS , o sease la senhal de tipo satelital digital , obtienes a donde quiera que vayas la senhal de tus sitios favoritos ,claro que con anterioridad programaste tus sitios Web favoritos con la ayuda del puerto USB en el Sanyo -W,asi que asi , es imposible de perderse unos de sus programas favoritos En Vivo o Ipodcast,hasta MP3 puedes almacenar en esto llamado Sanyo-W,tanta tecnologia y pensar que yo creci la mayor parte de mi vida con el Vynil y el Cassette Compact,pero pues como tu dices no hay mas que Tirar ‘Pa lante.’Tate bien.

    Francisco Mendez
    Locutor de Abolengo,Vendedor de Profesion.

    PS.Sabes ,algun dia que tengas oportunidad hablanos todo un mes sobre la vida de los grandes compositores de la musica clasica.Como dicen Los Argentinos,Bueno, Si podes Vos.

  13. NOOOOO
    nunca vayas a romper el encanto del hablador malesposo traficante de huesitos y carnita….
    así, voz y sentimientos bastan
    ahora que el perfil, como lo llama héctor, es otra cosa…
    la gente siempre quiere saber más de los desconocidos que admira

    ora que si dices más de ti, y nos rompes el corazón, allá tu…

    1. ¿Crees que valga la pena enviar el perfil? Nunca corresponde la imagen-imaginaria del oyente con la realidad-feroz del hablante. ¿Crees Hector que valga la pena mostrar al hablador y matar la imagen ideal? Tú dirás…
      el vallero

  14. escrito para acusar recibo de la programación auditiva inteligente, a la cual accedemos desde la ciudad de Tepatitlán una grupo de cinco amigos, cada uno en su radio, por lo cual se que muchas personas le escuchan, pocas las que escriben, le sigo los pasos desde agotar existencias por televisión, fecha en la que le veia al lado de don Enrique Flores Trisler. continuamos a la escucha

  15. Hola Amigo Alvaro Gonzalez de Mendoza,

    Gusto saludarte desde la Tierra de Arriba,aunque me he perdido en el Grinoespacio de los Super Freeways,no dejo de perderte la pista.

    Asi es,Alvar.Como lo mencionas
    Las nuevas ideas son solo refritos,no hay nada nuevo bajo el sol ,como yo he dicho muchas veces asi como dicen que dicen : cada pueblo tiene el gobierno que merece, tal vez – tal vez tambien cada pueblo tiene La Radio que merece, sera ?.

    Saludos y te deseo un Fabuloso y Exitoso 2009,minetras tanto ‘tate bien.

    Sinceramente,

    Tu buen amigo,

    Francisco

  16. Alvar, que bueno que tengas un blog para poder expresar todos nuestras ideas. Espero y aportemos todos nuestro grano de arena verbal.

    Un saludo y a tirar pa’lante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.